lunes, 27 de julio de 2009

SINDICALISTA RETRÓGRADO Y PIQUETERO

La verdad es que me ha sorprendido gratamente la firmeza mostrada por el gobierno ante la patronal. Por tanto estas palabras, pronunciadas por Esperanza Aguirre con la intención de insultar al presidente por la forma en que se han llevado las negociaciones para consensuar una nueva reforma laboral, son en realidad halagos para un gobierno que no se ha echado en brazos de los empresarios y ante la tesitura de elegir con quien caminar de la mano ha elegido a los trabajadores.
La CEOE ha utilizado la táctica de siempre, la del miedo. Miedo a un futuro que ellos se han encargado de abonar con sus prácticas tiránicas. Ahora quieren erigirse en salvadores de una situación que ellos han creado y para ello pretenden nada menos que ahondar en la desprotección del trabajador, liberalizando totalmente el despido y evitando la protección jurídica de aquel. Estas tesis siguen los dictámenes del liberalismo más sombrío que, no olvidemos, es el máximo responsable de la actual crisis económica; pretenden con ellas arreglar lo que ellos mismos desarreglaron y salir enormemente fortalecidos para de aquí en adelante tener las manos más libres aún y así poder hacer y deshacer a su antojo.
Es de agradecer por tanto que el PP de boca de la presidenta de la Comunidad de Madrid piropee de esta forma al presidente del gobierno, ya que de una forma directa nos dice claramente quien está del lado de quien en el mapa laboral.